Cuando los jóvenes entran en la Orden, traen el gozo, la fuerza y los signos de gracia, que también están presentes en nuestra época
Cap. Bogotá n. 203