Hay dos modos de guardar la palabra de Dios: reteniendola en la memoria y haciendola patente con las obras
Fr. Jordán de Sajonia