Nuestra predicación es inseparable de la pasión por la verdad
Cap. Bogotá n. 101