Dios es quien nos ha llamado, Él quien nos sostiene, y Él ha de llevar su obra a feliz término
Fray Elicerio Martínez