Amadlos hasta que no podáis soportar que sean tan infelices.
Fray Louis Joseph Lebret