El predicador tiene por claustro el mundo
Cap. Bogotá n. 49