Quien no conoce, no puede amar, y, quien conoce, ama
Catalina de Siena