Sed dulces en la humildad y sereis capaces de conocer la verdad entera
Bto. Fr. Enrique Seuze

Cuba

Los primeros frailes dominicos arribaron a Cuba en los comienzos del siglo XVI. El camino no lo hicieron en solitario, eligieron el itinerario por donde transitaban y vivían los nativos para intercambiar con ellos diálogo vivo, cálido y cordial, para poder aliviar sus pesares, iluminar sus andanzas y enderezarlos hacia la salvación. Se comprometieron con el aborigen y a su lado estuvieron hasta abolir la esclavitud. Bayamo, Guantánamo, Holguín, Santiago, Sancti Spíritus, Trinidad, Cienfuegos, La Habana y Guanajay, nos muestran cómo construyeron ingenios, abrieron escuelas y fundaron la Universidad de San Jerónimo. Llegaron a Cuba y estuvieron atentos a las necesidades del hombre cubano. "Su presencia ha sido tan decisiva que muchas páginas principales de la historia cubana existen porque ellos las escribieron" (S. Larrúa).

Fray Bartolomé de las Casas desembarcó en Cuba en 1511 y vivió allí un tiempo. Marcado por la influencia de los dominicos de Santo Domingo, que a través de Fray Antón Montesinos habían denunciado valientemente la explotación de los indios y emplazado a los encomenderos españoles para que pusieran fin a la explotación de sus hermanos, podría ser considerado un precursor de la defensa de los derechos humanos. Llegó a la Isla con los conquistadores, fue dueño de indios, y terminó defendiéndolos contra el abuso de los españoles.

Lugares
Los dominicos actualmente tienen presencia en las ciudades de La Habana y Trinidad.
Proyectos
En el país se apoyan proectos de distintas ramas de la familia dominicana.