¡Oh Dios! Envíanos locos, de los que se comprometen, se olvidan de sí mismos, y aman con algo más que con palabras
Fray Louis J. Lebret

Malabo

La nueva presencia dominica en el país se ubica en los barrios que están naciendo a las afueras de Malabo. Las estadísticas en el país son muy difíciles, por falta de datos fiables. Recorriendo los barrios que componen la parroquia Santa Maravillas de Jesús se supone una población de 10.000 habitantes. La situación económica es dispar. Hay barrios grandes como Timbabé y Riokopuá donde se van asentando familias humildes y pobres que se ven empujadas hacia las afueras del centro urbano. También destaca la presencia de muchos emigrantes de Mali, Burkina Faso, Senegal, Camerún, Centroáfrica,… que llegan al país deslumbrados por la abundancia del petróleo y la construcción. Todo esto hace que sean barrios muy heterogéneos, con problemas de integración, donde la mayoría con grandes problemas de luz, agua, saneamiento y con la carencia de una transporte público adecuado.

Las dos etnias principales de Guinea son los bubis y los fang. Los bubis son los moradores tradicionales de la isla de Bioko que fueron evangelizados por la Iglesia Bautista. Los fang forman parte del pueblo Bantú, que ocupa gran extensión de África.

La presencia dominica ha comenzado con el testimonio y el diálogo, que se va fortaleciendo con el crecimiento de lazos de fraternidad. Este diálogo ha llevado a constatar la presencia creciente de las sectas, algunas de origen extranjero, pero también africanas, principalmente procedentes de Nigeria. Las buenas relaciones políticas con Marrueco hacen que el Islam esté muy presente, pues varias empresas mixtas tienen trabajadores musulmanes y varios jóvenes Guineanos son becados para ir a Marruecos.

Guinea Ecuatorial en la única nación africana donde se habla y se reza en español. La evangelización católica fue obra de misioneros y misioneras españoles. Hoy se desea fortalecer el campo de la formación, tanto a nivel escolar como a nivel de formación humana y cristiana. Hay deseos de trabajar la alfabetización de emigrantes, para su integración en la sociedad; la promoción de la mujer, por el gran peso que lleva en este continente; la sanidad, debido al gran número de enfermedades que se detectan entre las que se encuentran el paludismo, sida, tuberculosis, tifoidea, etc. Igualmente se ve la necesidad de contar con una asistenta social que pueda coordinar todo este trabajo de promoción y dignificación humana.