Compartir con el hermano las delicias que se disfrutan en la selva, en la vida íntima con los indígenas
Fr. José Alvarez "Apaktone"

Ese´Ejja

Desde los "Comentarios Reales" del Inca Garcilaso de la Vega, sabemos de esta valerosa tribu que hizo frente al poderoso ejército de 10,000 hombres que el Inca Yupanqui envió al Amaru-mayo, diezmándolos y estableciendo con ellos tratados de amistad y buena convivencia. "Pensó el Inca sacarlos de sus bárbaras e inhumanas costumbres e incorporarlos por la conquista a su Imperio". Lo pensó, pero no lo consiguió. Similar hazaña se realizó en la época del Virreinato con Álvarez Maldonado y con idénticos resultados, hasta que comenzó la obra de evangelización. Y una tercera "invasión", en la época de la República, de la que es mejor no acordarse por las matanzas que se hizo de los naturales, por la sed del caucho, y a nombre de su "rey" Fitzcarrald.

Actualmente se les denomina Ese´Ejja y pertenecen a la familia etnolingüística Tacana. Su población oscila en torno a los 600 habitantes, lo que representa el 0.25% de la población indígena peruana. Actualmente se encuentran organizados, en su mayoría, en torno a tres comunidades nativas ubicadas en el río Madre de Dios y en la frontera con Bolivia. Sus dominios tradicionales van desde el Alto Madre de Dios, el Bahuaja (Tambopata) río sagrado, hasta el Beni en Bolivia. Nuestras primeras expediciones fueron a las tribus de los ríos Malinowski, La Torre, Chunche, Ixiiama, Candamo y Palma Real.

Tribu de vida atormentada e inquieta, nómadas, trashumantes y guerreros. La caza y la pesca es su vida. Su principal alimento es el plátano. Sus casas hechas de pona y hojas de palmera son muy simples y dan la impresión de ser provisionales. Utilizan cusmas o túnicas hechas con corteza de árbol yanchama ya que no han sabido cultivar ni tejer el algodón. Sus armas son las flechas y pese a la riqueza de su idioma y sus leyendas y tradiciones, viven en situación de bastante pobreza. Son muy habladores y viven agrupados en familias sujetos al dominio de su curaca y a la influencia del Brujo en quien tienen especial fe y quien es auténtico sacerdote de sus mitos, enfermedades y curaciones.

No usan tatuajes y apenas algunas rayas pintadas con la planta "huito", de color negro azulado. Se encuentran algunos casos de poligamia muy especiales. La mujer realiza las faenas más duras, como cargar la leña, la yuca, la caza. Tribu diezmada por las propias guerras y por las enfermedades. Ellos contribuyeron también a diezmar a otras tribus vecinas, particularmente los arasairis con los que vivieron en guerras continuas.