La configuración de la Orden, en cuanto sociedad religiosa, proviene de su misión y de la comunión fraterna
LCO 1 §VI

Lima

En la ciudad de los reyes, Lima, los misioneros ubicaron el centro de operaciones para la selva. Desde el año 1912 el gobierno del Perú nos concedió ser custodios del Santuario de Santa Rosa, la casa y el jardín donde ella vivió sus ansias misioneras. La Patrona de todas las Américas acoge en su Santuario nuestras fatigas y reaviva nuestras fuerzas agotadas del duro trabajo en la húmeda selva. Es nuestro Centro de Operaciones, donde se planea y se organiza el trabajo, y desde donde se provee a los puestos misionales de lo que buenamente se puede para sus más imprescindibles necesidades. En el año 2001 se inauguró la Casa de Espiritualidad de Santa Rosa, anexa al Santuario, con la presencia de todos los obispos de la Conferencia Episcopal del Perú que realizaron allí su retiro anual.

A la espalda del convento de Santa Rosa, se ubica el Centro Cultural José Pío Aza, creado por el Vicariato Regional en el año 2003, inicialmente como un museo etnográfico. Rápidamente se amplía el campo de actividades a la publicación de estudios antropológicos, difusión de la tarea misional y responder a los nuevos retos que presenta el área amazónica. El centro también ha sido utilizado por Selvas Amazónicas para cubrir sus necesidades de información y logística en el Perú hasta la creación de su propia delegación en el país en el 2018.