Cultivad todas las virtudes que os sea posible, pero no querais poner en ellas la confianza, sino solamente en Cristo
Bto. Fr. Enrique Seuze

Puerto Maldonado

En el corazón de la selva virgen del Madre de Dios está enclavada la ciudad de Puerto Maldonado, capital del departamento, a unos 1.800 km de Lima. En los últimos días del mes de mayo de 1910 se estableció la Misión con el nombre de "San Jacinto" de Puerto Maldonado. Desde este puesto misional el P. Pío Aza emprendió importantes expediciones por los alrededores, enfrentándose a la cruel realidad que se vivía en el Bajo Madre de Dios, como eran las correrías de caucheros entre la población nativa, tráfico de esclavos ante el que las autoridades poco hacían y al que los misioneros hicieron frente. Cuando el negocio del caucho ya no era tal negocio y comenzó la desbandada y el abandono, sin la presencia de los Misioneros Dominicos no hubiera subsistido la ciudad ya que fueron ellos quienes al establecerse allí fundaron la primera escuela y un humilde hospital y obtuvieron el apoyo del Supremo Gobierno para hacer progresar aquella avanzada.

Hoy, una hermosa ciudad, capital del Departamento, con oficinas públicas, hospitales, estadio, aeropuerto y hotel de turistas. Los misioneros atienden el culto de la iglesia, el despacho parroquial, imparten clases de religión, llevan emisora "Radio Madre de Dios" y realizan visitas pastorales a todos los caseríos, incluyendo los más alejados de su jurisdicción, comunidades campesinas cristianas, así como la atención especial a los indígenas de la tribu huaraya. En Maldonado está el Seminario Diocesano San Juan M' Vianney y el Centro Pastoral Apaktone, para catequistas y líderes de las comunidades cristianas. Puerto Maldonado, como capital del departamento de Madre de Dios, es una ciudad cosmopolita, fronteriza con Bolivia y, a pesar de estar enclavada en plena selva, ofrece óptimas perspectivas, especialmente para la industria de la madera, el oro, la agricultura, ganadería y el turismo.