¡Oh Dios! Envíanos locos, de los que entregan su vida de verdad y hasta el fin.
Fray Louis Joseph Lebret